All posts tagged plan de parto

No a la violencia obstetrica

Violencia obstetricaCon menuda noticia me he desayunado! Es una iniciativa buenisima, se trata de enviar planes de parto subversivas e inundar los hospitales de media España, sin perder el humur ni el estilo, que a estas alturas muchas madres deberian haber pedirdo hace tiempo, ante el trato recibido en muchos hospitales al ser asistidas en el parto, y tambien muchas veces en cesareas innecesarias.

La iniciativa parte del blog “La vida de Lady Vaga“, que desde ya me tiene como nueva seguidora incondicional, ya que esta iniciativa me ha parecido simplemente fantastica.

Hay una lista creada, de los hospitales y organismos a los que se enviara este plan el proximo 7 de junio. Si quiereis consultar la lista y quereis añadir algun otro hospital, no os corteis, podeis hacerlo aqui.

Ahora os dejo el texto del plan subversivo de parto, que no tiene desperdicio.

Mujer pariendo, violencia obstetrica“Visto el trato tan malo que nos han dado a algunas en nuestros partos, lo conservadores (por no decir otra palabra) que se ponen con el protocolo en ciertos hospitales y lo variopinto de las respuestas que recibimos cuando presentamos un plan de parto, he decidido liarme la manta a la cabeza y presentar un plan bien explícito, que no deje lugar a dudas acerca de mis convicciones y deseos.

Podemos comenzar con un saludo tradicional y, a continuación, pasar a exponer nuestras ideas (aquí van sin orden ni concierto), por ejemplo:

– No deseo parir tumbada patas arriba: esta posición, además de humillante, es incómoda y dificulta el parto. Si usted, señor doctor, quiere estar cómodo durante mi parto, con gusto le prestaré mi almohadita cervical o le daré el teléfono de un buen fisioterapeuta. Pero a la hora de parir, me colocaré  como me dé la gana, que para eso soy la que está en ello. ¿O usted haría el pino yendo de público a un circo para ver a los acróbatas del revés directamente, sin esfuerzo por parte de ellos? Pues eso.

– Quiero deambular durante la dilatación: no se preocupen, no pienso  hacer el camino de Santiago, simplemente denme libertad de movimiento y no me molesten. Estaré por el pasillo.

– Déjenme ingerir líquidos durante la dilatación. Y no me digan que no puedo por si acaso hay que intubarme, porque por esa regla cualquiera de ustedes debería vivir en ayunas, no vaya a ser que tengan un accidente en plena calle y requieran anestesia… ¿Se imaginan tener que ayunar durante horas antes de salir de vacaciones, por si tienen un golpe con el coche?

– No me induzca el parto para terminar en la fecha y hora que a usted le convengan: puede usar sus poderes mentales para intentar convencer a mi hijo por telepatía de que salga, pero nada de meterme oxitocina a chorro sólo porque a usted le venga bien. Si tiene prisa por irse de fin de semana o a cazar, con gusto esperaré a que comience el turno otro profesional más serio.

– No me rasuren: si ustedes quieren ver señoritas depiladas, en Internet hay muchas páginas dedicadas al particular. Si a mí me incomoda el vello, lo llevaré arregladito de casa. Ah, ¿que es por el riesgo de infección? Pues no sé yo, doctor, si esos pelarros largos que tiene usted en los brazos son de PVC… Mmmh, ¿que dice que es para ver la zona donde tendrá que coserme? Pase entonces, por favor, al punto siguiente.

– No se le ocurra cortarme: vine con mis genitales intactos y es mi intención llevármelos en el mismo buen estado de revista. Si usted quiere usar la tijera, puede cortar unas guirnaldas o farolillos con los  que decorar el paritorio para dar la bienvenida a mi hijo.

– No me pongan enema: si encuentro desagradable la posibilidad de “hacérmelo” delante de ustedes, yo misma me pondré un microenema en casa. Pero absténgase de molestarme con esas fruslerías durante mi trabajo de parto. Si les incomodan los residuos biológicos, harán bien en cambiar de empleo.

– No quiero tactos: sólo los mínimos imprescindibles. Adjunta encontrará la foto de mi amigo John, jugador profesional de baloncesto, que se ha ofrecido gentilmente a hacer un tacto rectal a cada persona que intente hacerme un tacto innecesario. Por supuesto, les mandará la factura por sus servicios al término de los mismos. No le den las gracias, John es así de bien dispuesto, además de medir dos metros diez.

– No me hablen como si tuviese tres años: entiendo perfectamente lo que me dicen y me gusta decidir por mí misma; sé que es un vicio feo y molesto, pero es lo que tiene haber sido criada en democracia.

– No hablen de chorradas mientras nace mi hijo: para ustedes será el trabajo de cada día, pero para mi familia es un momento sagrado. Me importa tres narices si su equipo de fútbol ganó o perdió, si la vecina del quinto pone la música alta o si su madre ha comprado una freidora buenísima. Si  quisiera escuchar  tonterías, pondría la tele. Cállense.

– No interfieran en mi lactancia: mi bebé no necesita leche de vaca nada más nacer, sino estar con su madre (que  soy yo, por si no les había quedado claro), así que nada de biberones. Si algún miembro de su equipo tiene complejo de Ganímedes y quiere servir un refrigerio, agradeceré nos traigan la carta de vinos para escoger el más adecuado.

– No se metan en mi forma de criar: los enfermeros y enfermeras que nos visiten durante nuestra estancia en el hospital harán bien en abstenerse de proferir comentarios del tipo de “¿pero otra vez con él al pecho? Eso es vicio”, “Pero, mamá, si de ahí no sale nada, toma, dale  un biberón” o “No te lo metas en la cama, que luego no salen hasta que se van a la mili”. En mi entorno hay un viejo aforismo: “La que quiera criar, que se preñe”. Con gusto explicaré a esos profesionales las opciones a su alcance para embarazarse con un lenguaje ampliamente comprensible (es más, hay una versión “exprés” de esa charla que se resume en sólo tres palabras; las dos primeras son “que” y “te”, pero me ahorro la tercera porque mis padres criaron una hija muy fina).”

El club del silencio

Hoy he descubierto que desde el pasado mes de Febrero la asociación “El parto es nuestro” tiene un marcha un blog. Confieso que he empezado por el primer articulo y me he quedado enganchada un buen rato, y es que esta claro que por muchos logros que se consigan todavía hay mucho trabajo por hacer para que los partos sean “RESPETADOS”.

Yo descubrí, por cierto bastante horrorizada, lo que era un parto durante el primer trimestre de mi embarazo.
Soy una persona con estudios (soy Ingeniero Técnico para el que no lo sepa), puedo presumir de haber viajado y conocer diferentes culturas, he estudiado varios idiomas… en fin que ya tenia un bagaje antes de quedarme embarazada. Pero curiosamente fue cuando me quede embarazada cuando me entere realmente como era un parto. Desde luego sabia como nacen los niños, lo que nunca había experimentado era que me lo contara una madre en primera persona. Mas tarde he descubierto con horror que el parto es un “tabú” y que pocas son las madres que se deciden a contar el suyo.

Es como si solo una vez que entraras en el “club” de ser madre, tus amigas, familiares, conocidas se atrevieran a compartir la cara menos amable del inicio de la maternidad: el parto y el postparto.

Las distintas experiencias que me iban contando no eran para nada como tenia en mente que debería ser un parto, la mayoría de esas madres arrastraban secuelas, tanto físicas como psíquicas. Por suerte descubrí la asociación El parto es nuestro, y fue allí donde  tuve muy claro que no me iba a dejar infantilizar, y que el parto (aunque suene a risa) era mío.

El otro día vi por la tele un programa que se llamaba “cambios radicales” donde una madre embarazada contaba como iba a cambiar su vida cuando naciera su pequeña. La televisión gravo como llegaba al hospital, como la ingresaban, en fin todo el protocolo que siguen muchos hospitales (sobre todo privados), donde la única consecuencia es que los partos acaban en cesáreas innecesarias. Y este que salía en la tele no fue distinto. Lo que se me quedo grabado a fuego en el cerebro, fue ver como a la madre le ataban las manos a unas tablas, mientras un montón de sanitarios practicaban la cesárea. Hubo un momento, mientras estaban intentado sacar al bebe, donde la madre dijo “Doctor, por favor, me están haciendo daño!” y el Doctor le contesta, ahora voy a volver ha hacerlo pero no te quejes… A mi me pareció una agresión, porque el dolor se incrementa por 100 si intentas disimularlo, si no te dejan gritarlo.
Yo pense, si le dice eso con tantas cámaras delante, que es lo que dirá cuando no haya cámaras?

Días mas tarde estuve comentando el programa con Noemi, que como ya ha contado sufrió una cesárea con Mateo. Yo le decía que no entendía para que ataban los brazos, es que se pensaban que te ibas a ir corriendo, y Noemi que aclaro el porque: es para que no te tires a coger a tu bebe.
Si lo piensas es como una violación, te atan los brazos en cruz, te desnudan, te piden que no te quejes y te ponen una sabana para que no veas lo que están haciendo…

¿Como es posible que llevemos un ordenador en el bolsillo pero que después de 12.000 millones de años de evolución, a lo máximo que podemos aspirar las mujeres es a no quejarnos durante un parto?

Las visitas del PRE-parto

Noemi ya dio a luz el pasado sabado por la noche.

Se pego casi 24 horas de parto.

Para las que no conozcais la historia su primer parto fue una cesarea innecesaria y muy dolorosa. Supongo que algun dia curara las heridas y podra contarlo.

En principio la idea era aguantar el maximo de tiempo en casa. Pero claro, como todos los planes cuando llega el momento resulta que no es lo que habias pensado. Hace 3 dias le llamaron del hospital para decirle que el cultivo que le habian hecho habia salido positivo y tenia el streptococos ese, por lo que hay que acudir un poco antes al hospital para que te pongan un gotero de medicamento.
Por lo que el segundo plan era aguatar en casa lo maximo, pero teniendo en cuenta que les diera tiempo a poner el dichoso gotero.

Pero de nuevo esos planes rotos, resulta que la noche anterior tuvo rotura de bolsa, asi que le recomendaron que se quedara en planta para controlar si habia sufrimiento fetal. Le dijeron que podia estar en planta unas 14-16 horas antes de inducir el parto (si es que ella misma no se ponia de parto).
Asi que el ultimo plan que surgio el viernes por la noche era intentar llegar a la dilatacion completa en la sexta planta del Miguel Servet!

Objetivo casi cumplido, porque conseguimos que se quedara alli hasta llegar a los 8cm. El inconveniente es que esa planta que esta dedicada a embarazadas que estan a punto de dar a luz o personas con riesgo de parto prepaturo, esta pensada para todo menos para eso. No estoy hablando del personal, que en general estuvo bastante bien, sino del entorno fisico. Como pueden pensar que a una mujer no se le paren las contracciones con interrupciones continuadas!

Hubo un par de momentos de subrealismo absoluto, uno de ellos fue cuando mientras caminabamos por el pasillo, Noemi totalmente introducida en el mundo parto, se paro de caminar para apoyarse en la pared a aguantar la siguiente cotraccion. Yo siempre he intentado estar a una distancia prudencial, lo justo por si necesita que le de un masaje, un abrazo o una frase de animo. Asi que en una de esas contracciones me doy la vuelta y veo a un señor como a un palmo de Noemi mirandola de arriba a abajo! Esto da para un articulo en nuestro blog! Porque hace tiempo escribimos sobre las visitas tras el parto, pero esta nueva especie animal yo no la conocia, se tratan de “las visitas durante la dilatacion”. Parece ser que las madres que van a dar a luz y se encuentran ubicadas en la sexta planta, logicamente pueden recibir la visita de su compañero, o como era mi caso el acompañante que les asiste en la dilatacion. Pues bien, algunas madres, tambien reciben la visita de amigos y familiares!!! Os juro que es cierto!! yo lo he visto!!

El marido de la compañera de habitacion de Noemi nos conto que hacia dos noches les habia tocado compartir habitacion con un matrimonio de gitanos portugueses, que por la noche habian organizado una partida de poquer (el marido y un amigo)!!!

Otro momento de subrealismo total fue cuando en una de las multiples ocasiones le pusieron las correas en la tripa a Noemi para ver el latido del bebe. De pronto la maquina no escribia bien el grafico sobre el papel, y todos los que estaban en la habitacion empezaron a dar su opinion sobre el funcionamiento del aparato, asi como la potencia de las contracciones de Noemi. Mientras tanto Noemi aguantaba como podia el dolor de la contraccion tumbada, que para las madres que han pasado por una contraccion en esa postura, ya sabreis que son 100 veces mas dolorosas.

Solo deciros a las que alguna vez os toque estar en esa planta, que si no teneis la suerte de disponer de una habitacion para vosotras solas o tener a una compañera (o mas bien un acompañante de la compañera de habitacion) discreta y silenciosa, en la parte central de la planta hay un office donde se encuentra la cocina, entrar alli y vereis un hueco que no tiene precio, oscuro, relativamente silencioso y poco frecuentado, se trata de la cocina. Alli estuvo como una hora Noemi dilantando, y os aseguro que esa hora de trabajo de parto debio dilatar los 8cm que consiguio dilatar en esa planta! Que pena que llego la hora de la comida y una celadora nos hecho de alli con viento fresco! Porque en mi fuero interno estoy casi convencida de que si nos dejan una hora mas alli consigue tener un “parto en casa” en la cocina de la sexta planta del Servet!!!!

El resto del parto ya no pude acompañarla, ya que cuando bajo a paritorios (primera planta) ya no dejan pasar a dos acompañantes, sino solo a uno y ese fue su marido. Pero por lo que me pudo contar ayer estaba muy muy contenta, primero porque habia conseguido su objetivo: PVDC y segundo porque le habia gustado mucho el trato recibido, en general respetuoso, y sobre todo no la separaron de Olivia al nacer, que era otro punto que le preocupaba mucho.

Lucha por una respuesta

Hace unos dias conoci la historia de unos padres que perdieron a su bebe en el parto a traves del blog bebesymas.

Tras leer la historia del parto que tuvo Lucy no podia dejar de llorar, y creo que cualquier ser humano puede entender el calvario por el que han pasado estos padres.

Os invito a dejar vuestro apoyo a estos padres que estan luchando contracorriente, desde el blog de “El parto es nuestro” dan unas ideas de como apoyar su lucha, que creo debemos hacer nuestra.

Aqui os copio el mensaje que ha dejado Lucy en el blog de bebesymas, que sinceramente me ha llegado al alma.

“Hola a todos

no vengo por aquí, no por nada sino porque no tengo tiempo y he concentrado mis esfuerzos en atender a los correos del Grupo Local de Tenerife de La Asociación El Parto Es Nuestro y en especial a las mamás que llegan a la sección de Siempre en el Corazón.

pero siempre que puedo echo una mano a las embarazadas que están en los foros y en la calle, y no me olvido de la gente bella que anda por aquí. Simplemente quería que supiesen que estoy muy bien, disfrutando de mi segundo hijo y avanzando a diario en cuanto a recuperar las fuerzas y las ganas de vivir que perdí por completo cuando falleció mi primer hijo.

Además, dejar claro que aunque se acabe mi lucha personal por el reconocimiento de su muerte, no dejaré de trabajar para cambiar la forma en que son atendidos los partos y no dejaré de informar y concienciar a las mamás de nuestro futuro para que todas tengamos acceso a una maternidad sana y feliz y nuestros hijos tengan un nacimiento respetuoso, sano y amoroso que dará lugar, sin duda, a una vida mejor.

he puesto este post en muchos sitios, en todos los lugares donde he recibido apoyo y ánimos cuando me hacían falta, para luego ofrecerlo yo misma más adelante.

necesito un último empujón para darle una verdadera despedida a mi hijo, Santo, para poder decirle que lo he logrado, su muerte no ha sido en vano.

Os pido que entréis en las páginas que abajo ofrezco, o en cualquier página donde salga la noticia y que pongáis vuestro opinión. os pongo unos cuantos enlaces para que vean qué está pasando estos días y agradecería muchísimo vuestros comentarios (sean negativos o positivos) en cualquiera de los sitios o en todos. el lunes voy a la tele y también tengo que hablar en la radio. no es agradable pero parece ser que lo único que obliga a los servicios a reaccionar es exponerlos, revelar lo que han hecho para que no pase más y para que reconozcan los hechos.

en Febrero 2005 mi primer hijo nació tras una inducción fallida que acabó con parto vaginal instrumental: fórceps y episiotomía. fue una inducción que comenzó el miércoles 23 de febrero y acabó el viernes 25 de febrero. Santo, mi niño, nació muy mal y falleció pocas horas después. Según los médicos por una malformación congénita y porque yo no me cuidé durante el embarazo. Yo estaba catalogada como alto riesgo por diabetes gestacional e hipertensión. Acudía al HUC para controlar mi embarazo durante ocho meses cada dos miércoles y jamás se me comunicó que hubiera algo malo con el bebé ni conmigo; al contrario, la gine que me controlaba me halagaba y se mostraba siempre admirada con mi disciplina y control. la autopsia revela sufrimiento fetal agudo, anoxia intraparto, una bacteria pseudomona y muerte súbita. Ahora he sabido que el día 23 de febrero entró otra mamá de parto, de nombre Luz María Otazo. Mi nombre en los documentos oficiales es Luz Marina Lo Cascio. A Luz María le llevaban mi medicación. Ella tuvo una cesárea el jueves. Yo tuve fiebre intraparto en dos ocasiones, la primera noche se me inyectó una mezcla con el fin de paralizar las contracciones y dicha mezcla es muy perjudicial para el bebé (todo esto lo busqué en estudios científicos-médicos). El relato completo está en http://www.elpartoesnuestro.es/index.php?option=com_content&task=view&id=241&Itemid=82 (me ahorro todos los detalles sobre cómo me trataron y me ahorro los detalles de la despedida y de cómo transcurrió el primer año de mi vida después de Santo)

Desde el principio yo sabía que no era normal, perder a un hijo sano tras un parto `controlado´ y después de tantos cuidados durante el embarazo, pero tampoco podía saber hasta qué punto se había descuidado el proceso del parto. Yo tengo claro Santo falleció por un conjunto de factores … pero no podía en esos momentos imaginarme que era debido a un mal uso de la inducción (que no estaba justificada), un mal uso de las máquina de monitorización electrónica fetal, un abuso de medicación para acelerar y paralizar el parto y luego el abandono que sufrí durante todas esas horas y cambios de turnos y ¡quién sabe si la confusión entre Luz María y yo pudo influir!

Llegué a la Asociación El Parto Es Nuestro buscando respuestas y primero encontré apoyo, personas que me escuchaban a diario y que me contestaban como mejor podían, recibí mucho amor y comprensión, luego surgieron las respuestas a medida que iba yo entendiendo los pocos documentos que me ofreció el hospital. me fui sanando, recuperando ganas de vivir, entendiendo que aún tenía oportunidades (el que no tenía oportunidad era mi hijo, Santo, él es la verdadera víctima). Me informé, me documenté, me preparé y cuando me quedé embarazada de mi segundo hijo ya tenía claro cómo tenía que ser su gestación, su nacimiento, su crianza. Todo gracias a la Asociación El Parto es Nuestro, los foros Crianza Natural y Criar con el Corazón. Mi segundo hijo nació en casa en un parto maravilloso atendido por profesionales y hoy es un niño saño y feliz. Volvería a parir en casa sin dudas.

Pusimos la demanda por responsabilidad contra el SCS en el 2006 justo antes de que prescribiera el hecho. Hemos sido discretos y hemos dejado todo en manos de los que deben emitir una resolución. Ese documento, la Resolución del Consejo Consultivo del Servicio Canario de Salud, tenía que haberse emitido en el verano del 2008. En estos dos años nos han toreado, intentando cansarnos, causándonos gastos innecesarios, dando excusas. Por eso hemos decidido dar la cara y explicarlo TODO. Estamos seguros y confiamos en que cualquier otra pareja que haya podido vivir algo similar dará la cara y se unirá a nosotros de una manera u otra para que no vuelva a pasar. “

Reunión PVDC

Como muchas de vosotras sabeis, el parto de mi primer hijo fue una innecesarea. Y ahora que tengo el momento cerca, estoy deseando que sea un parto vagianl.

Al parto vaginal después de cesárea se le llama PVDC.

Desde el parto es nuestro han convocado una quedada/reunión, para todas las mujeres que han conseguido un PVDC o lo quiren intentar, o les apetece quedar o lo que a cada una le salga desde las tripillas….

COmo en Zaragoza no tenemos grupo del parto es nuestro, he pensado que igual desde aquí, desde el blog de teoyleo, consigo juntar a un grupo para que nos podamos conocer y contar nuestros miedos, ilusiones y demás locuras…

La reunión está convocada para el día 24 de Octubre, a mi me encantaría conocer a otras madres que están pasando por  lo mismo que yo.

El link a la combocatoria del Parto es nuestro.

Animaros que seguro que somos muchas y nos viene genial!!

Consejos para una parturienta

El mayor miedo que yo recuerdo de mi parto es el miedo a lo desconocido, una vez que te informas viene la calma y la tranquilidad. Si no tienes dudas afrontar un parto es facil y gratificante, ya que estaras deseando verle la carita a tu bebe!
El miedo a lo desconocido es nuestro peor enemigo, transmite tus dudas a la matrona o a otras madres con experiencias positivas, en sus partos.

Infórmate de las practicas en tu centro hospitalario de referencia, pide información sobre el numero de cesáreas, inducciones, episiotomías, tasas de mortalidad y morbilidad y todo aquello que pueda serte de utilidad e interés. Esta información es pública y puedes pedirla incluso por e-mail.
Intenta conocer el sitio donde darás a luz, así como del posible personal que pueda asistirte, esto es de gran utilidad ya que a la hora de parir ya sabrás lo que te encontrarás, y esto te ayudará a reducir nervios.
Si lo deseas puedes confeccionar un plan de partos. Un plan de partos es una expresión de la voluntad de la madre y el padre con respecto al tipo de atención que quieren recibir durante el parto. Puedes negarte a ciertas prácticas o solicitar otras. Tiene validez legal y está basado en la ley 41/2002, de 14 de noviembre. Visita la web de la asociacion el parto es nuestro.
Acude a clases de preparación a la maternidad, son de mucha utilidad y aprendes cosas sobre tu estado lo que te ayuda a comprender mejor tu cuerpo y los cambios que experimentas, también es muy útil que acuda tu pareja, logrará empatízar mejor contigo. En los centros de salud no suele ser habitual que acudan los maridos, practica que espero cambie con el tiempo.
Rodéate de personas que te aporten cosas positivas, escucharas muchas historias sobre partos larguísimos y sufridos, también de malas atenciones e incluso de muerte. Lo cierto es que cada mujer es distinta y si bien existen parámetros comunes en los partos, cada uno es diferente, también es verdad que el desarrollo de un parto depende mucho de la actitud de la mujer frente al mismo.
Realiza actividad física (yoga, paseos, ect), te ayudará a estar mas ágil a la hora de dar a luz
Acude a los controles con tu matrona. Ella sera tu mayor alidada durante el embarazo.

Ver mas
Visit Us On FacebookVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Twitter