All posts tagged cesarea

Tres mitos sobre la cesarea

CesareaHay muchos mitos sobre la cesárea circulando por internet. Vamos a ver algunas de las falsas creencias mas comunes:

1.- La cesárea es la manera más fácil de dar a luz. Leer mas…

Princesas y partos.

Siempre acabo hablando del norte de Europa…pero es que tengo motivo!!

Hoy me desayuno con otra noticia de Suecia, Una princesa vikinga, ha dado a luz en un hospital y a las 9h se va a su casica tan ricamente oiga!

Se llama Victoria, que por cierto, no sabia yo que esperaba churumbel…y después de un parto normal, se va a su hogar con su bebé y su príncipe, a descansar tan a gusto en su palacio.

Nuestra pobre Leti, lleva dos embarazos con 2 cesáreas la pobre….Yo no es que sea monárquica la verdad, pero es que eso no se lo deseo a nadie.

Y yo me pregunto:…Porque??? Porque nuestras tasas de cesáreas son tan altas?? SI además sus bebés son más grandes ( mirar h&m como talla ) y sus culos más pequeños??

Deberían de poder nacer más fácilmente los nuestros no??  Y mirad a sus princesas…unas paren en casa, las otras en el hospital en parto de lo más normal y al ratico a casa.  Y nuestra princesa, rajada y una semana ingresada.

No lo veo normal, pero porque no se dan cuenta y lo cambian???

Si ya nacemos torcidos, luego es más difícil enderezarnos!!

No a la violencia obstetrica

Violencia obstetricaCon menuda noticia me he desayunado! Es una iniciativa buenisima, se trata de enviar planes de parto subversivas e inundar los hospitales de media España, sin perder el humur ni el estilo, que a estas alturas muchas madres deberian haber pedirdo hace tiempo, ante el trato recibido en muchos hospitales al ser asistidas en el parto, y tambien muchas veces en cesareas innecesarias.

La iniciativa parte del blog “La vida de Lady Vaga“, que desde ya me tiene como nueva seguidora incondicional, ya que esta iniciativa me ha parecido simplemente fantastica.

Hay una lista creada, de los hospitales y organismos a los que se enviara este plan el proximo 7 de junio. Si quiereis consultar la lista y quereis añadir algun otro hospital, no os corteis, podeis hacerlo aqui.

Ahora os dejo el texto del plan subversivo de parto, que no tiene desperdicio.

Mujer pariendo, violencia obstetrica“Visto el trato tan malo que nos han dado a algunas en nuestros partos, lo conservadores (por no decir otra palabra) que se ponen con el protocolo en ciertos hospitales y lo variopinto de las respuestas que recibimos cuando presentamos un plan de parto, he decidido liarme la manta a la cabeza y presentar un plan bien explícito, que no deje lugar a dudas acerca de mis convicciones y deseos.

Podemos comenzar con un saludo tradicional y, a continuación, pasar a exponer nuestras ideas (aquí van sin orden ni concierto), por ejemplo:

– No deseo parir tumbada patas arriba: esta posición, además de humillante, es incómoda y dificulta el parto. Si usted, señor doctor, quiere estar cómodo durante mi parto, con gusto le prestaré mi almohadita cervical o le daré el teléfono de un buen fisioterapeuta. Pero a la hora de parir, me colocaré  como me dé la gana, que para eso soy la que está en ello. ¿O usted haría el pino yendo de público a un circo para ver a los acróbatas del revés directamente, sin esfuerzo por parte de ellos? Pues eso.

– Quiero deambular durante la dilatación: no se preocupen, no pienso  hacer el camino de Santiago, simplemente denme libertad de movimiento y no me molesten. Estaré por el pasillo.

– Déjenme ingerir líquidos durante la dilatación. Y no me digan que no puedo por si acaso hay que intubarme, porque por esa regla cualquiera de ustedes debería vivir en ayunas, no vaya a ser que tengan un accidente en plena calle y requieran anestesia… ¿Se imaginan tener que ayunar durante horas antes de salir de vacaciones, por si tienen un golpe con el coche?

– No me induzca el parto para terminar en la fecha y hora que a usted le convengan: puede usar sus poderes mentales para intentar convencer a mi hijo por telepatía de que salga, pero nada de meterme oxitocina a chorro sólo porque a usted le venga bien. Si tiene prisa por irse de fin de semana o a cazar, con gusto esperaré a que comience el turno otro profesional más serio.

– No me rasuren: si ustedes quieren ver señoritas depiladas, en Internet hay muchas páginas dedicadas al particular. Si a mí me incomoda el vello, lo llevaré arregladito de casa. Ah, ¿que es por el riesgo de infección? Pues no sé yo, doctor, si esos pelarros largos que tiene usted en los brazos son de PVC… Mmmh, ¿que dice que es para ver la zona donde tendrá que coserme? Pase entonces, por favor, al punto siguiente.

– No se le ocurra cortarme: vine con mis genitales intactos y es mi intención llevármelos en el mismo buen estado de revista. Si usted quiere usar la tijera, puede cortar unas guirnaldas o farolillos con los  que decorar el paritorio para dar la bienvenida a mi hijo.

– No me pongan enema: si encuentro desagradable la posibilidad de “hacérmelo” delante de ustedes, yo misma me pondré un microenema en casa. Pero absténgase de molestarme con esas fruslerías durante mi trabajo de parto. Si les incomodan los residuos biológicos, harán bien en cambiar de empleo.

– No quiero tactos: sólo los mínimos imprescindibles. Adjunta encontrará la foto de mi amigo John, jugador profesional de baloncesto, que se ha ofrecido gentilmente a hacer un tacto rectal a cada persona que intente hacerme un tacto innecesario. Por supuesto, les mandará la factura por sus servicios al término de los mismos. No le den las gracias, John es así de bien dispuesto, además de medir dos metros diez.

– No me hablen como si tuviese tres años: entiendo perfectamente lo que me dicen y me gusta decidir por mí misma; sé que es un vicio feo y molesto, pero es lo que tiene haber sido criada en democracia.

– No hablen de chorradas mientras nace mi hijo: para ustedes será el trabajo de cada día, pero para mi familia es un momento sagrado. Me importa tres narices si su equipo de fútbol ganó o perdió, si la vecina del quinto pone la música alta o si su madre ha comprado una freidora buenísima. Si  quisiera escuchar  tonterías, pondría la tele. Cállense.

– No interfieran en mi lactancia: mi bebé no necesita leche de vaca nada más nacer, sino estar con su madre (que  soy yo, por si no les había quedado claro), así que nada de biberones. Si algún miembro de su equipo tiene complejo de Ganímedes y quiere servir un refrigerio, agradeceré nos traigan la carta de vinos para escoger el más adecuado.

– No se metan en mi forma de criar: los enfermeros y enfermeras que nos visiten durante nuestra estancia en el hospital harán bien en abstenerse de proferir comentarios del tipo de “¿pero otra vez con él al pecho? Eso es vicio”, “Pero, mamá, si de ahí no sale nada, toma, dale  un biberón” o “No te lo metas en la cama, que luego no salen hasta que se van a la mili”. En mi entorno hay un viejo aforismo: “La que quiera criar, que se preñe”. Con gusto explicaré a esos profesionales las opciones a su alcance para embarazarse con un lenguaje ampliamente comprensible (es más, hay una versión “exprés” de esa charla que se resume en sólo tres palabras; las dos primeras son “que” y “te”, pero me ahorro la tercera porque mis padres criaron una hija muy fina).”

El club del silencio

Hoy he descubierto que desde el pasado mes de Febrero la asociación “El parto es nuestro” tiene un marcha un blog. Confieso que he empezado por el primer articulo y me he quedado enganchada un buen rato, y es que esta claro que por muchos logros que se consigan todavía hay mucho trabajo por hacer para que los partos sean “RESPETADOS”.

Yo descubrí, por cierto bastante horrorizada, lo que era un parto durante el primer trimestre de mi embarazo.
Soy una persona con estudios (soy Ingeniero Técnico para el que no lo sepa), puedo presumir de haber viajado y conocer diferentes culturas, he estudiado varios idiomas… en fin que ya tenia un bagaje antes de quedarme embarazada. Pero curiosamente fue cuando me quede embarazada cuando me entere realmente como era un parto. Desde luego sabia como nacen los niños, lo que nunca había experimentado era que me lo contara una madre en primera persona. Mas tarde he descubierto con horror que el parto es un “tabú” y que pocas son las madres que se deciden a contar el suyo.

Es como si solo una vez que entraras en el “club” de ser madre, tus amigas, familiares, conocidas se atrevieran a compartir la cara menos amable del inicio de la maternidad: el parto y el postparto.

Las distintas experiencias que me iban contando no eran para nada como tenia en mente que debería ser un parto, la mayoría de esas madres arrastraban secuelas, tanto físicas como psíquicas. Por suerte descubrí la asociación El parto es nuestro, y fue allí donde  tuve muy claro que no me iba a dejar infantilizar, y que el parto (aunque suene a risa) era mío.

El otro día vi por la tele un programa que se llamaba “cambios radicales” donde una madre embarazada contaba como iba a cambiar su vida cuando naciera su pequeña. La televisión gravo como llegaba al hospital, como la ingresaban, en fin todo el protocolo que siguen muchos hospitales (sobre todo privados), donde la única consecuencia es que los partos acaban en cesáreas innecesarias. Y este que salía en la tele no fue distinto. Lo que se me quedo grabado a fuego en el cerebro, fue ver como a la madre le ataban las manos a unas tablas, mientras un montón de sanitarios practicaban la cesárea. Hubo un momento, mientras estaban intentado sacar al bebe, donde la madre dijo “Doctor, por favor, me están haciendo daño!” y el Doctor le contesta, ahora voy a volver ha hacerlo pero no te quejes… A mi me pareció una agresión, porque el dolor se incrementa por 100 si intentas disimularlo, si no te dejan gritarlo.
Yo pense, si le dice eso con tantas cámaras delante, que es lo que dirá cuando no haya cámaras?

Días mas tarde estuve comentando el programa con Noemi, que como ya ha contado sufrió una cesárea con Mateo. Yo le decía que no entendía para que ataban los brazos, es que se pensaban que te ibas a ir corriendo, y Noemi que aclaro el porque: es para que no te tires a coger a tu bebe.
Si lo piensas es como una violación, te atan los brazos en cruz, te desnudan, te piden que no te quejes y te ponen una sabana para que no veas lo que están haciendo…

¿Como es posible que llevemos un ordenador en el bolsillo pero que después de 12.000 millones de años de evolución, a lo máximo que podemos aspirar las mujeres es a no quejarnos durante un parto?

Reunión PVDC

Como muchas de vosotras sabeis, el parto de mi primer hijo fue una innecesarea. Y ahora que tengo el momento cerca, estoy deseando que sea un parto vagianl.

Al parto vaginal después de cesárea se le llama PVDC.

Desde el parto es nuestro han convocado una quedada/reunión, para todas las mujeres que han conseguido un PVDC o lo quiren intentar, o les apetece quedar o lo que a cada una le salga desde las tripillas….

COmo en Zaragoza no tenemos grupo del parto es nuestro, he pensado que igual desde aquí, desde el blog de teoyleo, consigo juntar a un grupo para que nos podamos conocer y contar nuestros miedos, ilusiones y demás locuras…

La reunión está convocada para el día 24 de Octubre, a mi me encantaría conocer a otras madres que están pasando por  lo mismo que yo.

El link a la combocatoria del Parto es nuestro.

Animaros que seguro que somos muchas y nos viene genial!!

¿Por que parir en casa?

Mucha gente me pregunta por qué decidi parir en casa, en lugar de elegir la seguridad de un Hospital. Cuando les respondo que me parece mas seguro parir en casa que en un Hospital no entienden mi respuesta, e incluso muchas mujeres que dicen que admiran mi decision, que ellas serian incapaces de dar a luz fuera de un ambiente hospitalario. Yo sin embargo lo que admiro son las mujeres que deciden someterse a un parto medicalizado, que dejan en manos de personal sanitario que no conocen decisiones muy personales, que renuncian a su intimidad por el “bien” del bebé. Que no les importa que las somentan a procesos inutiles, vease estar separada de tu bebe tras una cesarea durante mas de una hora, en una sala donde nadie les informa de que esta pasando… simplemente porque es lo mejor.

A partir de la iniciativa de la Asociación Francesa por el Parto Respetado, desde 2004 se celebra en todo el mundo para esta fecha la Semana Mundial del Parto Respetado. Cada año tiene un tema central. En 2004 fue la episiotomía, en 2005, las posiciones para parir, en 2006, el tiempo para nacer, en 2007, el entorno amoroso durante el parto, y el año pasado la inutilidad de la separación del bebé de su madre y/o padre luego del nacimiento. Este año gira en torno de la reducción de cesáreas innecesarias.

La situación es frecuente: la madre es ingresada con contracciones, le administran oxitocina, parece que todo avanza bien, pero súbitamente el parto se para porque “el bebé está muy alto” o “el cuello del útero no está maduro”, el médico le dice que el parto no progresa, que hay riesgos o que el nacimiento no se producirá sin ayuda, y que será necesaria una cesárea.

Hipócrates decía que, llegado el momento, el niño siente hambre y eso le obliga a salir al exterior. Bien sea por la necesidad de alimentarse, o porque nueve meses es tiempo más que suficiente para la gestación de un ser humano, el caso es que llegada la hora prevista, como si de una fórmula matemática se tratase, tiene lugar el parto. El organismo, es decir, ambos organismos se preparan para que todo salga como está programado y previsto.

Aqui os dejo un link que me ha parecido muy interesante. Se tratan de unas ilustraciones que explican las fases del parto con bastante detalle, asi como se va produciendo la dilatacion para llegar a la fase del expulsivo. Espero que os guste, y que para todas las madres del mundo el parto que buscan sean el que se encuentren, tanto si deciden quedarse en casa como si deciden acudir al hospital.

FUENTES: elmundosalud.es & La Nacion

Ver mas
Visit Us On FacebookVisit Us On PinterestVisit Us On YoutubeVisit Us On Twitter